HISTORIA DE JONÁS

ACTO 1 ENTRADA

NARRADOR La palabra de Dios vino a Jonás diciendo:

DIOS: Levántate, y ve a la gran ciudad de Nínive y dales este aviso de parte de Jehová, te destruiré porque tu maldad ha llegado ante mí, tu pecado ha subido a lo más alto de los cielos.

 

JONÁS Han oído amiguitos, Dios me envió a predicar a Nínive, y la verdad, es que no quiero ir, esa ciudad está muy lejos y dicen que la gente ahí es muy mala, no me escucharían y hasta me podrían matar. Y además, esa gente tan pecadora Dios la debería destruir, yo no voy, me iré a Jope y huiré de la presencia de Dios. Allí está un barco parece que se dirige a la ciudad de Tarsis, sí, me iré en ese barco. Adiós.

 

ACTO 2 LA TORMENTA EN EL MAR

MARINERO 1 Mire capitán esas olas parecen tocar el cielo.

CAPITAN Cuidado, esa ola gigantesca por poco nos baña.

MARINERO 2 He navegado este mar por treinta años y nunca había visto una tormenta tan fuerte.

MARINERO 1 Escuchen el viento, ¡ay tengo miedo!, oh dios del viento y dios del mar, sálvanos.

CAPITAN Para mayor seguridad debemos tirar la carga, el barco tiene demasiada carga.

MARINERO 2 Debemos apurarnos, las olas vienen con tanta violencia que si no nos apuramos despedasarán la nave.

CAPITAN La nave resistirá sin tanta carga.

 

MARINERO 1 Capitán, acabo de acordarme de nuestro pasajero.

CAPITAN Así, el hombre que abordó en Jope, con la tormenta hasta me había olvidado de él.

MARINERO 1 Si nosotros tenemos miedo, imagínense como estará él.

MARINERO 2 Bajaré a ver cómo se encuentra.

MARINERO 2 Despierta, despierta.

JONAS (bostezando), que pasa, porqué me despiertas.

MARINERO 2 Estamos en medio de una gran tormenta y vine a ver cómo estabas.

JONAS Que, una tormenta, vamos afuera a ver que se puede hacer.

 

MARINERO 2 Oh, señor, como le dije antes, es la peor que he visto en mi vida.

MARINERO 1 (Se oye un crujido) Oyó ese ruido, parecía que esa ola ya quebraba la nave, alguien ha hecho que los dioses se enojen con nosotros.

CAPITAN Puede que tengas razón, dame la bolsa de las suertes y veremos quién es el culpable, al que le toque la piedra de colores ese es el culpable. Vamos a ver, dámela aquí Cleofas, todos tomen una piedrita, haber tu Aniceto, Abdul, tu también, como te llamas tú Melquisedec, toma una piedrita, yo una y también Jonás, ya he.

 

MARINERO El culpable es nuestro pasajero

MARINERO 1 ¿Quién eres?

MARINERO 2 ¿Qué es lo malo que has hecho?

MARINERO 1 ¿De dónde eres? ¿En qué trabajas?

JONAS Soy judío, adoro a Jehová Dios del cielo que hizo la tierra y el mar

CAPITAN Y ¿porqué está Dios tan enojado con nosotros?

JONAS Porque estoy huyendo de su presencia porque quiere enviarme a predicar a Nínive y yo no quiero ir.

MARINERO 2 ¿Qué podemos hacer para calmar la tormenta?

JONAS Me temo que tendrán que tirarme al mar puesto que yo soy el culpable

CAPITAN Parece que el barco no resistirá más. Ay, Dios altísimo, te ruego que no nos mates, nada más porque estás enojado con tu siervo, por favor no nos castigues si lo tiramos al mar, tu sabes que no queremos tirarlo al mar pero tendremos que hacerlo. Ni modo, haber Abdul, Melquisedec ayúdame, ayúdame vamos a tirarlo al mar, vamos allá va.

MARINERO 1 Capitán, Capitán, el viento mire el viento y las olas han cesado, se están calmando.

CAPITAN Es verdad que no hay otro Dios como el Dios de Israel que creó los cielos, que creó la tierra y el mar, los demás dioses no son nada.

ACTO 3 JONAS ES TRAGADO POR UN GRAN PEZ

JONAS Que cansado estoy de tanto nadar, ¿oh qué es eso que viene allí? es un gran pez y parece que viene hacia mí, sí, me quiere comer, no, no puede ser, trataré de nadar un poco más rápido, oh no, viene hacia mí y viene muy rápido, nooo....

Oh, dónde estoy, que lugar tan frío y huele horrible, um, apenas puedo respirar está muy obscuro, ahora recuerdo, me tragó el gran pez, qué es esto, ua, tengo algas en mi cabeza. Reconozco que desobedecí, sí. Pero ahora voy a pedirle perdón a Dios y el me escuchará pues está en todas partes.

 

Dios, fui echado en las aguas de la mar y tu tuviste misericordia de mi porque permitiste que no muriera y sabes porque clamé a tí, me arrepiento y haré lo que tu me ordenes, te alabaré para siempre en mi vida.

 

ACTO 4 JONAS ES PERDONADO

DIOS He escuchado la oración de Jonás y le he perdonado. Pues aún en el pez se acordó de mí. Guiaré a este pez para que vomite a Jonás cerca de la playa.